Anteriormente hemos hablado sobre cómo evitar accidentes debido a un mal manejo de los aceites lubricantes, y también hemos hablado de cómo almacenar correctamente tus lubricantes industriales para no solo evitar que ocurran hechos inesperados, sino evitar que tu inversión en lubricantes se deteriore. 

Sin embargo, hay un tema que debemos tocar con total conciencia, y es que los accidentes pueden ocurrir por más cuidadosos que seamos, ya que a fin de cuentas somos humanos y siempre se puede errar. 

Por lo que debemos saber qué hacer en caso de ya haya ocurrido un accidente, de esta forma actuar con prontitud y minimizar en mayor medida las consecuencias. 

Es decir, hoy vamos a hablar de los primeros auxilios que debes prestar cuando hay riesgos para la salud.

Riesgos por exposición prolongada 

Lo primero que vamos a hacer es hablar sobre los riesgos de la exposición prolongada, porque aunque no es exactamente el tema principal de este artículo, es importante saber que todas aquellas personas que están expuestas a lubricantes, pueden sufrir trastornos respiratorios y de la piel. 

Trastornos respiratorios: los aceites utilizados en las herramientas de alta velocidad como los tornos y taladros, pueden desprender vapores o humos irritantes.

Trastornos de la piel: la exposición prolongada a aceites, grasas y otros lubricantes puede ocasionar principalmente lo llamado “dermatitis profesional”, que comúnmente ocasiona que los poros se tapen, provocando acné, sensibilidad de la piel, sequedad, y a la larga puede traer consecuencias más graves como deformaciones cutáneas.

Ocurrió un accidente… ¿Qué es lo primero?

No importa el nivel de gravedad del accidente, siempre debes contactar a un profesional de la salud o llevar al afectado hacia el hospital más cercano, y no hay forma de ser más enfáticos con esto, pero debe ser de inmediato. 

Se debe actuar con prontitud, por lo que es primordial que asignes labores en pos a la atención del afectado, una persona debe contactar automáticamente a los centros de atención, mientras que otra persona debe suministrar los primeros auxilios, pero si no se asignan responsabilidades, nadie sabrá que debe hacer y tiempo valioso se perderá.

Contacto con las mucosas 

Lo más común es cuando cae lubricante en los ojos de alguien, y los procedimientos más estándares recomiendan lavar con agua fresca los ojos, por entre 15 a 20 minutos, sin embargo, no todos los lubricantes pueden causar el mismo daño, unos son más irritantes que los otros. En todo caso, jamás debes frotar los ojos ni colocar algo en los ojos, al menos que el personal de urgencias te indiquen lo contrario.

En caso de ingesta

No induzcas el vómito al menos que el personal de salud indique lo contrario, porque: 

  • Se estima que la cantidad que un adulto podría ingerir por accidente es muy pequeña, entre 14 a 21 ml.
  • Y se sabe que hay mayores riesgos para la salud cuando se induce el vómito, especialmente en situaciones de emergencia. 
  • Además, no hay evidencia concluyente que indique que haya una gran diferencia al vomitar.

En caso de un accidente con una pistola de lubricación

Esta suele ser la más común porque en la manipulación de un dispositivo que trabaja con presiones altas puede ser riesgoso, ya que ocasionalmente alguien apretara el botón en el momento menos oportuno, y esto sí puede concluir en graves daños. Lo siguiente no  debería ser negociable, así el accidentado diga que su dolor es manejable, este hecho siempre tiene que ser tratado como una urgencia quirúrgica. 

Esto claramente se debe a que el cuerpo no tolera elementos extraños y mucho menos químicos tóxicos, a parte, hay riesgos de infección y si esto no es tratado oportunamente, la salud del afectado estará muy comprometida.

Nuestra conclusión en general: debes utilizar en todo momento de manipulación, los elementos de protección recomendados por seguridad industriales.

Y no importa la gravedad del accidente, una vez haya ocurrido, siempre debes buscar asistencia de los profesionales de la salud.

En JM Rúa abogamos por siempre mantener los correctos procedimientos industriales para minimizar los riesgos en el entorno laboral, por lo que si necesitas más asistencia, no dudes en contactarnos.