No hay dudas de que todos vehículos y máquinas necesitan lubricación, ya que esta es una parte fundamental para que  dure muchos más años funcionando correctamente, pero no todos los lubricantes funcionan igual en todas las maquinarias, por lo que saber cómo lograr una correcta lubricación te puede ahorrar mucho dinero y dolores de cabeza en el futuro.

El tipo de lubricante que debes escoger y la periodicidad de cambio

Hablemos de los motores que requieren un mínimo de 4 galones en aceites de motor, determinados por su tamaño y potencia, la mayoría están diseñados para usar  Aceites minerales, semi sintéticos o totalmente sintéticos, y que permitan una excelente minimización de la fricción, cosa que podemos traducir en optimizar el rendimiento  y uso eficiente del combustible. 

Sabiendo esto, elegir el correcto no es un trabajo difícil porque básicamente es usar la clasificación y grado del lubricante que el fabricante automotriz recomienda, y esta recomendación la puedes conseguir fácilmente en el manual de tu carro). Pero aquí entra el punto principal de todo: 

¿Cuál es la periodicidad de los cambios?

Pues esto dependería en mayor medida de la edad de tu carro, historial de cambios de aceite, periodicidad de uso, y el tipo de conducción.

Como lo decíamos arriba, normalmente los cambios de aceite se hacen entre 7.000 a 12.000 kilómetros, pero, por otro lado, si tu carro es nuevo y usa un lubricante totalmente sintético, ¡podría incluso durar hasta 20.000 kilómetros! Incluso podría durar más kilometraje sin un cambio del mismo, la parte fundamental para lograr este rendimiento está determinada por los filtros que se utilicen los cuales deberán cumplir ampliamente estos requerimientos. Adicionalmente se debe revisar el nivel de los aceites sintéticos y hacer las adiciones necesarias sin dejar bajar el nivel marcado por el sistema. aunque esto no es lo más aconsejable. 

Carros y motores no tan jóvenes

Depende de la calidad y cantidad de kilómetros recorridos pues si se trata de un vehículo de servicio que opera dentro de la ciudad sus recorridos son menos exigentes que si se refiere a un vehículo que trabaja como interdepartamental.

Si el motor está con un recorrido de kilómetros superior a los 300.000 y no ha sido sometido a una revisión mecánica es prudente hacer cambios de aceite de acuerdo al manual.

Carros de servicio

Estos serían los carros típicamente usados como taxis, ambulancias, camiones de transporte, etc. Y carros que también operan en climas extremadamente calientes, fríos o muy polvorientos. 

Por lo que, si tu carro entra en esta categoría, la lubricación debe ser mucho más rigurosa, de hecho, nos atreveremos a decir que si vas por los 4.000 a 5.000 kilómetros es hora de cambiar la lubricación (hablando de carros con motores más gastados por el tiempo). Claro está, no es obligatorio, pero si te gustaría que el motor de tu automóvil siga dando lo mejor de sí, piénsalo bien. 

¿Qué pasa con los vehículos pesados?

Primero definamos, ¿A qué nos referimos con vehículos pesados? Porque técnicamente todos los camiones son vehículos pesados, pero no todos los vehículos pesados son camiones, así que si vamos a hablar de la lubricación para estos casos debemos señalar que entre mayor sea la potencia y uso de los mismos, va a variar la necesidad de lubricación, ya que no es lo mismo un camión de transporte urbano a una volqueta. 

De hecho, dentro de la categoría de vehículos pesados se encuentran un amplio espectro de máquinas, más allá del típico camión de carga, por lo que en esta categoría entra la maquinaria agrícola como tractores y cosechadoras, maquinaria de obras públicas, construcción y minería. Junto a todos esos pequeños o grandes vehículos que operan en condiciones muy severas. 

¿Con qué tanta periodicidad se debe cambiar el lubricante en este caso?

Cuando las condiciones de trabajo son excesivas, estos vehículos consumen más combustible porque necesitan más energía para realizar su labor, al hacer esto, se generan más ácidos y carbonillas durante la combustión.

Por esto, el cambio de aceite según las recomendaciones de los constructores de vehículos pesados va ligado estrechamente a su uso, el terreno sobre el que vayan a operar, la carga que va a transportar, e incluso el tipo de combustible que usa, ya que por ejemplo los motores de diesel requieren normalmente lubricantes de base mineral y los mismos tienen una vida útil más corta que los de base sintética. Así que la respuesta se determina a través de un balance entre las recomendaciones del fabricante, las condiciones de trabajo y la experiencia de los mecánicos de esta máquina.

Si todavía te quedan dudas en cuanto a la periodicidad de lubricación de tu carro, o si no sabes exactamente qué tipo de lubricante deberías usar, recuerda que en JM RÚA contamos con más de 30 años de experiencia en el sector de la lubricación, por lo que podemos asesorarte en todo lo que necesites.