Es hora de que aprendas todo lo necesario sobre lubricación con nuestra serie de 9 artículos “Lubricantes 101”, en donde con cada artículo hablaremos en profundidad sobre lo que todos deberían saber.

Cuando se habla sobre conceptos básicos de lubricación, los aceites bases son el obvio punto de partida porque básicamente representan desde el 70 al 95% de la composición del lubricante, por lo tanto se considera el componente principal. 

Pero estos aceites base no se encuentran en la naturaleza, sino que se refina a partir del petróleo crudo, de hecho como un dato interesante, hay que saber que el 2% del crudo producido en el mundo se utiliza para la fabricación de lubricantes. 

Sin embargo, antes de que el petróleo pase a ser un aceite base, hay unos cuantos pasos de por medio. 

El paso a paso

Para empezar, el crudo debe pasar por dos procesos de destilación: la destilación atmosférica y al vacío. Después de la segunda destilación los aceites base se someten a un análisis exhaustivo para asegurarse de que tengan los resultados de prueba correctos en características importantes: la viscosidad, la volatilidad, estabilidad a la oxidación, entre otros. 

Eventualmente se tienen aceites bases listos para el proceso de mezcla con los aditivos, pero de eso hablaremos a profundidad en el siguiente artículo.

Lubricantes 101: Aceites base. 1/9

Ahora, la destilación es el proceso de separación física de las sustancias y eso se acelera por la temperatura. En la destilación atmosférica, el petróleo crudo se caliente hasta una temperatura de 400° C aproximadamente. 

El calor acelera la difusión del petróleo crudo en una separación de líquidos y vapores en la torre de destilación que se está usando, y como obviamente el líquido es más pesado, este permanecerá en la parte inferior de la torre, mientras que los vapores que se están separando subirán a la parte superior. 

Algunos de estos componentes separados en el proceso de destilación ya están listos para ser usados, como los gases. Sin embargo, los aceites base deben pasar por una segunda destilación llevada a cabo en una torre sellada al vacío.

El resultado del aceite base se puede segmentar en dos grupos principales según el tratamiento utilizado: 

Los aceites base minerales: grupo I y II, son aceites base refinados a partir del petróleo que el proceso que ya describimos. 

Los aceites base sintéticos: grupo III, que son aceites base minerales refinados mediante un proceso conocido hidrocraqueo, que consiste en someter el producto a temperaturas relativamente bajas, con alta presión y mediante la adición de hidrógeno las moléculas de hidrocarburos de cadena larga se rompen en moléculas más cortas. Y grupo IV y V, que son aceites generados puramente por procesos sintéticos o químicos. 

Los aceites de base sintética se generan mediante ciertos procesos químicos que los hacen funcionar mejor gracias a su estructura molecular consistente y pureza. Debido al tamaño y la forma consistentes de las moléculas y la adherencia entre ellas, habrá menos fricción entre las superficies metálicas y rendimiento significativamente mayor. 

En los próximos artículos seguiremos hablando sobre los componentes y demás consideraciones que debes saber sobre los lubricantes, de esta forma serás un comprador mejor informado y con mayor capacidad de decisión. 

Si necesitas asesoramiento adicional, en JM Rúa estamos disponibles para apoyarte en todo lo que necesites.