¿Necesitas comprar aceite lubricante para tus máquinas industriales, pero no sabes diferenciar el lubricante del aceite de cocina? Descuida, que aquí te lo explicamos fácil.

Vamos a empezar señalando lo obvio, aunque existen varios tipos de lubricantes y que todos cumplen la misma función, que es reducir la fricción en las maquinarias, dependiendo de la industria (y del tipo de máquina también) necesitarás aplicar uno u otro y así garantizar el buen funcionamiento y una larga vida útil de tus máquinas. 

Por eso, hoy vamos a conocer cuáles son los tipos y sus beneficios.

Definamos lo básico, ¿qué es un lubricante? 

Tal como lo imaginas, es una sustancia grasa o líquida  que tiene como objetivo facilitar el deslizamiento entre dos superficies que tienen un constante roce, para disminuir la fricción y el consecuente desgaste. 

Además, también sirven para enfriar, sellar, obtener movimientos uniformes y transmitir potencia, por lo que su correcto uso nos beneficia en:

  • Un correcto funcionamiento de nuestras máquinas, camiones, motores, etc.
  • Prolongar la vida de las partes y piezas en movimiento 
  • Prevenir daños a corto y mediano plazo. 
  • Disminuir el calor producido por las máquinas. 
  • Reducir costos por daños o reparaciones.

Un lubricante para cada momento

Aquí entra la necesidad de aprender a seleccionar el adecuado, ya que, aunque los engranajes puedan funcionar en diferentes entornos, sean internos o externos, en condiciones de frío, calor, con humedad o sequía; dependiendo del tipo de máquina, tamaño y complejidad, las partes móviles tendrán necesidades específicas. 

Por ejemplo, en la actualidad, las cajas de engranajes son más pequeñas, están hechas de materiales más livianos, pueden generar más potencia. Pero al ser más pequeñas se crea la perspectiva de que necesitan menos lubricación y esto puede desembocar en oxidación de las partes, además de que otros contaminantes como el polvo y el agua pueden formar lodos que nos pueden dar malos ratos, todo esto se puede evitar no usando más lubricación, sino usando el lubricante correcto. 

Por lo que antes de elegir un lubricante, debes conocer sus características y claro está, el para qué lo vamos a usar, y para eso puedes extender un poco más tus conocimientos en este otro artículo que hemos preparado (hipervínculo) para ti.

Sabiendo lo anterior, ¿cuáles son los tipos de lubricantes según sus características? 

Los diferentes tipos de lubricantes consiguen que el funcionamiento de nuestros equipos pesados sea de primera calidad, por lo que a continuación te mencionaremos los lubricantes según sus características, y ¿por qué no? tus requerimientos. 

  1. Aerosoles: se utilizan para tareas de mantenimiento. Son muy fáciles de utilizar, aplicar y además son perfectos para lubricación al instante.
  2. Líquidos: se preparan con bases minerales, sintéticas, semisintéticas y también de origen vegetal.
  3. Aceites hidráulicos: la finalidad de un aceite hidráulico es proteger, evitando la espuma,  contaminación por agua en el sistema y oxidación.  Lubrica y facilita la transmisión de la potencia de la mejor manera.
  4. Grasas o lubricantes sólidos y semisólidos se usan cuando las máquinas tienen varios rangos de temperatura, incluso llegando a 1200°centígrados, con velocidades y cargas variables. También se pueden usar en ambientes secos, húmedos, corrosivos, polvorientos, etc.
  5. Revestimientos: se utilizan para cargas extremas y está formado por un adhesivo, un disolvente y un lubricante sólido.
  6. Sólidos: se utilizan en maquinarias con fricción mixta (sólida y fluida), el lubricante es seco y trabaja en condiciones extremas.

El mundo de los lubricantes es mucho más amplio de lo que parece, así que, si necesitas asistencia a hora de elegir el adecuado y evitar sobre costos, en JM Rúa contamos con más de 30 años de experiencia y podemos asesorarte para que tomes la decisión adecuada.