Desde barcos de pesca hasta transatlánticos, un motor saludable es la clave para todos los operadores marinos. Pero, para garantizar que estos motores se mantengan saludables la correcta lubricación juega un papel importante.

Para lograr la correcta lubricación, no basta  cualquier aceite, para esto existen aceites de motor específicamente desarrollados para motores de barcos, y estos no deben ser combinados con lubricantes de carros o motos, sin importar que puedan tener muchas similitudes, y te contaremos por qué es esto.

¿Por qué no se puede usar aceites comunes en botes?

Básicamente porque las cargas con las que trabaja un motor marino son mucho mayores a las de un auto, estos motores de lancha trabajan hasta la máxima aceleración por lo que el desgaste puede ser mayor. 

Además, el sistema de enfriamiento de la mayoría de las embarcaciones está basado en la utilización de la masa de agua (dulce o salada) y el medio ambiente  en donde se navega, por esta razón están expuestas a mayor corrosión, por lo que se requiere una mayor protección a sus componentes. 

Esta es la razón de que el aceite para barcos sea tan especial, ya que el mismo cuenta con una mayor cantidad de aditivos según la clasificación que deban cumplir.

La proporción de aditivos

Como ya decíamos, los motores marinos normalmente están clasificados como motores estacionarios de gran tamaño determinados lógicamente por el tamaño de las embarcaciones a mover. deben combatir elementos propios del área en donde se desenvuelven, como corrosión, oxidación, humedad, y por esta razón su clasificación es más severa que la existente para automóviles  etc. 

Por lo que la proporción de aditivos y aceite bases suele ser distinta para poder combatir estos elementos con más eficiencia.

De hecho, normalmente en un auto se utiliza una proporción de entre 80 a 90% de aceite base y solo entre el 10 al 20% son aditivos. 

Pero en el caso de los motores de barcos,  la proporción de aditivos es mucho mayor, en algunos casos va desde el 20 al 35% y esto obviamente es para evitar que estos elementos marítimos dañen el motor. 

El cambio de aceite es fundamental 

Tan es así esta premisa, que la frecuencia del cambio de lubricantes en los motores de botes, debe efectuarse expresamente teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante del equipo, siendo esto un elemento esencial para evitar daños irreparables en el motor.

En términos generales, la lubricación marina es un mundo completamente distinto, por lo que sí requieren asesoramiento para elegir el mejor lubricante al precio más competitivo del mercado, en JM Rúa podemos ayudarte en todo lo que necesitas.